La seguridad de la vacuna contra el COVID-19: Mitos y realidades

Las vacunas son una de las mejores herramientas que tenemos para poner fin a la pandemia del COVID-19.  Aunque las tres vacunas aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos son seguras, eficaces y gratuitas, tal vez usted tenga algunas dudas o sentimientos encontrados. A la hora de decidir si usted se vacunará, es importante separar los mitos de las realidades. 

Las vacunas son seguras y eficaces

Las vacunas tienen una larga historia de seguridad y eficacia. Miles de millones de personas alrededor del mundo ya se han vacunado de forma segura contra el COVID-19. Hay tres vacunas contra el COVID-19 disponibles en los Estados Unidos: Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson. La seguridad de estas vacunas se ha evaluado rigurosamente y han demostrado ser muy eficaces para proteger a las personas contra la enfermedad grave, la hospitalización y la muerte por COVID-19.

Datos sobre las vacunas

  • Miles de millones de personas alrededor del mundo ya se han vacunado de forma segura contra el COVID-19.

  • Aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA): Las vacunas contra el COVID-19 que se utilizan en los Estados Unidos cumplen con los altos estándares de la FDA en relación con la seguridad, efectividad y calidad de fabricación que se requiere de cualquier vacuna aprobada para su uso en los Estados Unidos.

    • La vacuna de Moderna (también conocida como Spikevax) ha sido aprobada para personas de 18 años de edad y mayores, mientras que la vacuna de Pfizer (también conocida como Comirnaty) ha sido aprobada para personas de 16 años de edad y mayores.

    • La vacuna de Pfizer cuenta con una Autorización de Uso de Emergencia (EUA) para personas de 5-15 años de edad, mientras que la vacuna de Johnson & Johnson cuenta con una EUA para personas de 18 años de edad y mayores.

    • Autorización de uso de emergencia (EUA): Esta autorización permite la distribución de las vacunas durante las emergencias de salud pública, como la pandemia del COVID-19. Bajo una EUA, la FDA mantiene sus estrictas normas, pero toma las decisiones con más rapidez de lo normal para que puedan administrarse medicamentos que salvan vidas, como las vacunas contra el COVID-19.

  • ARNm

    • Los investigadores llevan décadas estudiando y trabajando con vacunas de ARNm.

    • Las vacunas de ARNm no cambian ni interactúan con el ADN de las personas

    • Las vacunas de ARNm no contienen virus vivo, por lo que no pueden transmitir el COVID-19.

  • Vacunas de refuerzo y dosis adicionales

    • Todas las personas de 12 años de edad y mayores también deben recibir una vacuna de refuerzo contra el COVID-19 para mayor protección.

    • Una segunda dosis de refuerzo está disponible para las personas que enfrenten un mayor riesgo.

    • Aunque se recomienda la aplicación de refuerzos y dosis adicionales para algunas personas, eso no significa que las vacunas contra el COVID-19 no funcionen. Las vacunas contra el COVID-19 siguen siendo extremadamente eficaces para reducir el riesgo de enfermedad grave, hospitalización y muerte.

Acabando con los mitos de las vacunas: Cómo responder

Hay mucha desinformación en relación a las vacunas. ¿Cómo debe usted responder?

  • Comience con empatía y comprensión. Evite juzgar a las personas.

  • Escuche las dudas de la comunidad y responda a ellas.

  • Enfrente la desinformación compartiendo hechos importantes.

  • Anime a las personas a que utilicen fuentes de información confiables, tales como los CDC y las instituciones científicas.

  • Haga énfasis en lo que sabemos y reconozca lo que todavía no sabemos.

vaccine_mRNA Spa.png

Lo que hacen las vacunas

Las vacunas le enseñan al cuerpo cómo combatir el COVID-19.

Lo que no hacen las vacunas

  • Las vacunas no dan COVID-19.

    • Las vacunas de ARN mensajero (Pfizer y Moderna) no contienen virus vivos.

    • La vacuna de Johnson & Johnson no contiene el virus que causa el COVID-19. Esta vacuna utiliza un virus que no causa enfermedades en los humanos y únicamente puede reproducirse durante poco tiempo antes de ser destruido por el sistema inmunológico.

  • Las vacunas son seguras para las personas que están embarazadas y para aquellas que intentan embarazarse ahora o que podrían quedar embarazadas en el futuro, así como para sus parejas. No hay evidencias de cualquier vacuna, incluyendo la vacuna contra el COVID-19, cause problemas de fertilidad.

 

Efectos secundarios

Algunas personas pueden presentar efectos secundarios después de recibir una vacuna, incluyendo la vacuna contra el COVID-19. Esta es una señal de que su cuerpo está desarrollando una protección contra el COVID-19. Los síntomas suelen ser leves y desaparecen a los pocos días.

  • Los efectos secundarios comunes incluyen fatiga, escalofríos, dolor en el cuerpo, fiebre y dolor o inflamación en el brazo donde se aplicó la inyección.

  • Algunas personas reportan efectos secundarios más intensos después de la segunda dosis de la vacuna.

  • Consejos útiles:

    • No se recomienda tomar medicamentos antes de su vacuna.

    • Consulte a su médico sobre el uso de medicamentos disponibles sin receta, tales como ibuprofeno, acetaminofén (paracetamol), aspirina o antihistamínicos si usted presenta dolor o malestar después de vacunarse. 

    • Beba bastante agua.

    • Lleve con usted su mascarilla facial y su identificación.

Recursos